Nunca perder la memoria

Los fines de semana son más relajados y normalmente más felices que los laborables, levantarse un poco o un mucho más tarde . Este fin de semana he tenido una sensación de domingo agradable,viendo personas en Madrid que alzaban la voz por la libertad, una libertad que ya hace tiempo que está golpeada, prostituida y reprimida.

La tarde meláncolica me llevó a escuchar musicas especiales y encontré una joya, se llama Bittah y es vecina de Vallcarca, gracias Bittah por recordarme que seguís luchando por que el sentirse libre no sea una cosa ridicula y que ese sentimiento nos llene mucho más que las cosas materiales que nos imponen para ser “felices”.